miércoles, 14 de noviembre de 2012

Ruta66: Día 16 (23 de Agosto) (Los Ángeles-Santa Mónica-Los Ángeles)


"Último día de la ruta66, aunque luego nos quedaban dos de viaje.
Salimos un poco más temprano, más o menos a las 9 estábamos ya preparados para salir zurriendo mierdas. Hoy nos iríamos hasta Santa Mónica para disfrutar de sus playas.

Tardamos bastante poco en llegar gracias al navegador GPS de la HTC de chencho. Dejamos el coche en un parking muy cercano a la playa dónde cobraban 7 euros al día como máximo, con las dos primeras horas gratis.

Llegando a la Playa de Santa Mónica

La playa estaba apenas a 5 minutos andando. Una de las cosas que más impresiona de la playa es que el paseo marítimo está en la parte superior de un acantilado, mientras que la playa queda por debajo, por lo que hay bastante altura entre ellas, aparte por supuesto, de lo típicos puestos de socorristas muy al estilo de Los Vigilantes de la Playa, que se rodaron en estas playas.

Playa de Santa Mónica

El agua estaba bastante fría y las olas eran muy fuertes, de hecho a mí me dio bastante miedo el hecho de que por dos veces casi me rompen las piernas, porque entrar era una misión muy complicada a la hora de atravesar las olas ya que no daba tiempo entre una y otra, así que tocaba hacerlo casi buceando, el problema venía al salir cuando tenías casi que esprintar si no querías que te piyara una. A media mañana un grupo de delfines se acerco a la costa y pudimos disfrutar de ellos a muy poca distancia.

Quisimos tomarnos una cerveza en algún bar cercano, pero en los que había más cerca de la playa no servían alcohol así que salimos de allí y aprovechamos para comer y ver algunos de algunos de los espectáculos callejeros, tanto músicos como malabaristas  bailarines, etc. Yo como siempre di un donativo porque creo que esta gente se lo merece, sin contar lo que me tira el mundo de la farándula....

Tocando en la calle

Pasamos al comer al Hooters, mundialmente conocido no por su comida (...) sino porque las simpáticas camareras te atienden con shorts y por supuesto todas son feísimas....

En el Hooters

Antes de ir a dejar a chencho a su casa, vino la tarea más complicada del día, encontrar el coche. Como era habitual en nosotros, no habíamos tomado ninguna referencia del parking, ni la plaza, y había como 7 exactamente iguales, así que entramos a uno de ellos y cuando estábamos a punto de volvernos, Dani nos salvó la vida y encontró el coche. Madre mía si nos llegamos a ir de allí....

Tras dejar a Chencho, fuimos a devolver el Cañonero... Nos soplaron 469 dolares, tasas, one way, seguro y demás broza. Como ya era tarde bajamos a cenar al Subway, para despedirnos claro está, y quedamos a las 5 de la mañana para ir al aeropuerto."

Despedida del Cañonero!!

0 comentarios:

Publicar un comentario