jueves, 10 de enero de 2013

“Hacer la cama”

Es curioso la cantidad de expresiones que teniendo un significado considerablemente simple o vulgar esconden un juego de palabras que son usados, en todos los sentidos, incluso más que el original, he aquí un claro ejemplo, la expresión “hacer la cama”. 


Según cuenta la historia más recóndita, esta expresión proviene ni más ni menos que de nuestros amigos los romanos, cuando ocultado ya el sol en la fría noche italiana, rellenaban sus sacos de tela con paja, esta paja además era vaciada cada noche para secarla, por esto se decía que noche tras noche debían “hacer la cama”, esta práctica continuo aproximadamente hasta el siglo XV. La verdad es que era muy literal. 

En cambio ahora, el concepto más común se refiere a un acto, no menos cotidiano, pero que aloja su monotonía en la disposición ordenada de la ropa de cama, lo que implica estirarla, hacer las dobleces que corresponda según los gustos del personal, además de tener unas costumbres generalizadas (se suele hacer por la mañana antes de salir de casa y después de haber ventilado, con el objetivo de que tenga buena apariencia todo el día), hay una guía con los pasos más habituales: 
  1. Estirar la sabana ajustable que envuelve el colchón. 
  2. Estirar la sabana superior remetiendo por los laterales y la parte inferior lo sobrante. 
  3. Adjuntar con las mismas indicaciones la manta si la hubiese. 
  4. Doblar su parte superior aproximadamente 30 centímetros. 
  5. Colocar la almohada encima de esa parte doblada. 
  6. Colocar la colcha cubriendo todo y remetiendo lo sobrante por todos los lugares, excepto por la parte superior si es posible. 



Claro pero, hay más maneras de hacer la cama, y no me refiero a las que son para putear con perdón, bueno sí…..me explico. Se puede putear haciendo la cama al revés, broma típica en los cuarteles y los campamentos, lo que hace que cuando, al llegar la noche, el inquilino de esa cama intenta entrar en ella, le sea imposible. Pero no me refería a esta forma. 

Me interesa aquella que se refiere una forma rastrera de engañar a alguien y hacer que se sienta lo más incómodo posible utilizando todo tipo de artimañas para conseguir un objetivo final. Como veis esta forma tiene poco que ver con el concepto original sin embargo el uso, ya no de la expresión sino de lo que representa, está igual de extendido.

5 comentarios:

  1. Por cierto,se me olvidaba,donde puedo ponerme en contacto contigo? Por hacer un intercambio de enlaces con mi blog http://algomasquejuegox.blogspot.com.es y el que lleva asociado mi nombre

    ResponderEliminar
  2. jajaaja me alegro que te guste, en granguybrush@terra.es ok?? Un Saludo

    ResponderEliminar
  3. Te mandé un correo,es posible que se metiera en la carpeta spam por qué iban los enlaces

    ResponderEliminar